DESARROLLO Y SEGUIMIENTO DE PROYECTOS

Todos los proyectos suelen empezar por una fase de inicio o investigación, otra de diseño o planificación, y finalizar con una fase de evaluación y recopilación de lecciones aprendidas para volver a empezar y hacerlo mejor. Y es que, aunque hablemos de proyectos como unidades de trabajo únicas, se pueden obtener lecciones de cada uno de ellos. Estas nos ayudarán a mejorar la gestión de nuevos proyectos, los cuales también seguirán estas fases o etapas (mejoradas).

En la fase de ejecución, se empiezan a desarrollar y validar sub-tareas y actividades, cumpliendo así con los diferentes objetivos dentro del proyecto. Por eso, la responsabilidad de Estrategias Empresariales Hernández Zavala en esta fase es triple:

  • Controla el cumplimiento de la planificación realista.
  • Evalúa y realiza un seguimiento exacto del consumo de los recursos, tanto económicos, humanos como fechas y plazos.
  • Realiza los cambios necesarios y re-calcula la mejor ruta de trabajo, guardando simulaciones de planificaciones para prevenir contratiempos indeseados.

Estas tres responsabilidades forman parte continua dentro de los pasos para el desarrollo de un proyecto.

Seguimiento

El seguimiento continuo forma parte del desarrollo del proyecto, y además de la planificación.

Partimos de un diseño, de una planificación inicial, para luego ejecutar esas actividades que a su vez vamos evaluando y que mientras, vamos detectando los cambios necesarios en la planificación, para ejecutarlas y seguir evaluando. Así funcionan muchos proyecto hoy día. Y sólo así se consigue una gestión adaptada a los requerimientos exactos del proyecto o cliente. Consiguiendo resultados más acertados y minimizando los riesgos.

La fase de análisis suele estar incluida en la gestión de herramientas de planificación potentes. Muchas empresas realizan análisis de sus proyectos cada tres meses o incluso cada seis. Sin embargo, el mundo gira mucho más rápido y, dependiendo el tipo de proyecto, es importante reducir al máximo estos hitos o momentos claves en los que tomar decisiones de cambio.